Parrales, braceros y cepas de cabeza: el arte de cultivar la viña en Mendoza y San Juan (1561-1869)

Contenido principal del artículo

Pablo Lacoste

Resumen

Los parrales, los braceros y las cepas de cabeza fueron las tres modalidades más utilizadas para el cultivo de la vid en Mendoza y San Juan, desde la fundación de la capital de la provincia de Cuyo del Reino de Chile por los conquistadores españoles (1561) hasta la modernización y el afrancesamiento de la viticultura argentina, en la década de 1870. El tema es relevante porque Argentina es actualmente la mayor potencia vitivinícola de América Latina y la quinta del mundo. El trabajo se ha realizado a partir de fuentes originales de los archivos de las ciudades de Mendoza, San Juan y Santiago de Chile, con el procesamiento de más de 400 mil datos sobre viñas, parrales y cepas. En el estudio se detectó que el 97% de las cepas se cultivaban en viñas y el solo 3% en parrales encatrados. Dentro de las primeras, el cultivo de las tres cuartas partes se hacía mediante el sistema en vaso, gobelet o cepas de cabeza (como se llamaba en América), mientras que el cuarto restante era embracerado: los sarmientos se conducían con varillas de sauce y álamo. Por lo general, las variedades de uva negra se cultivaban en cepas de cabeza y los moscateles en bracero o parrales encatrados.

Detalles del artículo

Sección
Artículos
Biografía del autor/a

Pablo Lacoste, Universidad de Santiago de Chile

Doctor en Estudios Americanos, IDEA-USACH, y Doctor en Historia, Universidad de Buenos Aires. Profesor Titular del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile. Correo electrónico: pablo.lacoste@usach.cl